Nestor Chayele: Contaminación del Agua

El agua se considera contaminada al contener gran cantidad de microorganismos patógenos para la saluda en suspensión y mal olor en donde los mocroorganismos encuentran un medio propicio para su desarrollo.

A pesar de los acuerdos internacionales que prohíben arrojar desechos radioactivos a los ríos o al mar, muchos países no los respetan. «En el Japón mucha gente murió o quedó inválida a consecuencia de los vertidos al mar durante mucho años por las fábricas Minimata; se demostraron los efectos contaminantes de múltiples sustancias como el fósforo, los gases de sulfato, los detergentes o el plomo de gasolina y se descubrió que el mar no diluía ni neutralizaba tales impurezas ala velocidad que se creía.
Las guerras también han contribuído al deterioro del planeta. Durante la guerra del Pérsico (1990-1991) el ejército Iraquí incendió más de 600 pozos petroleros en Kuwait, contaminando grandemente la atmósfera. Añadió al aire toneladas de gases tóxicos y, por otra parte, los enormes derrames de petróleo en el mar arrasaron con los ecosistemas marinos.
En algunos ríos y lagos de México, el desarrollo desmedido de vegetales acuáticos, como los lirios, ha ocasionado graves daños a los ecosistemas, impidiendo la pesca y obstaculizando la navegación. Ríos y lagos, como el Lerma, Chapala, Santiago, San Juán, Balsas, Pánuco, Nasas y Bravo, entre otros, enfrentan, en mayor o menor medida, estos problemas.
La contaminación del agua se debe, en gran parte, al desarrollo de las diversas actividades económicas y de su uso en los lugares que modifican su composición química haciéndola inadecuada para el consumo humanos, para riego o para la vida de muchos microorganismos.
La marea roja es producida por diversas microalgas presentes en los océanos del planeta, se puede observar tanto en agua salda como en agua dulce, se llaman mareas rojas porque producen un color rojo en las aguas, aunque producen otros colores, como verde, pardo, amarillo, anranjado.

Las mareas rojas se producen por un aumento de la población total de algún tipo de microalgas, por la temperatura, luminosidad, salinidad, corrientes, etc., así como la contaminación producida por el ser humano y vertida al mar. Las microalgas son microorganismos unicelulares que producen distintas toxinas dañinas para el ser humanos, metabolitos que están presentes en el interior de las microalgas y no son eliminadas al exterior. Esta microalgas se concentran en los moluscos bivalvos (de dos conchas) como las almejas, ostas, ostiones, etc., que al filtrar moluscos el agua para obtener su alimento, las microalgas quedan alojadas en el intestino de estos mariscos, por lo que al consumirlos se ingiere también la toxina.

Ver fuente