Nestor Chayele: El fin de los combustibles fósiles se acerca. Llega la batería de Grafeno

El cambio climático es cada vez más palpable y, según la opinión generalizada de la comunidad científica, de seguir así el deterioro infligido a nuestro planeta podría llegar a ser irreparable e irreversible. En los últimos meses, el escándalo de las emisiones de los automóviles y los altísimos niveles de contaminación de las grandes ciudades, han puesto aún más de relieve la necesidad que tiene el ser humano de fuentes de energía más respetuosas con el medio ambiente.

La era del grafeno

No es ni mucho menos el único que contamina, pero el transporte es uno de los sectores en los que queda patente nuestra dependencia de los combustibles fósiles. Nuestros automóviles queman cantidades ingentes de combustible y, al menos hasta ahora, la industria del automóvil no ha dado con una solución que permitiera olvidarnos del petróleo para moverlos. Uno de los motivos fundamentales era que la duración de las baterías permitía recorridos de entre 200 y 400 km, y para recargarlas hacía falta demasiado tiempo.

Habréis observado que en el párrafo anterior estaba hablando en pasado, eso es porque ya ha llegado una nueva generación de baterías que supera con mucho esas limitaciones y, si funcionan como sus inventores dicen, suponen el principio del fin del uso de los combustibles fósiles en la automoción, además de revolucionar todo aquello que nos rodea y funciona con energía eléctrica.

La batería de Grafeno es más sostenible y mucho más respetuosa con el medio ambiente ya que la materia prima es el Carbono, el material más resistente que existe, elástico, ligero y flexible y abundante en la naturaleza. La empresa Graphenano ha conseguido desarrollar un proceso industrial para producirlo y con ello aplicarlo a diferentes procesos y nuevos desarrollos como las baterías de Grafeno.

bateria de grafeno

Para que nos hagamos una idea de lo que esta nueva batería supone, lo compararemos con las actuales baterías de ion de Litio. La capacidad de la batería es entre es y cuatro veces mayor, lo que supone triplicar su duración, ampliando la autonomía de los automóviles a rangos entre 600 y 1000 km, algo hasta ahora solo al alcance de los motores de combustión, con tiempos de recarga muy cortos, o lo que es lo mismo, igualar las prestaciones de los coches eléctricos con los de combustible fósil. Un cambio radical y necesario para que nuestro planeta sea sostenible.

Si todo se desarrolla en los términos que reflejan los planes de desarrollo de Graphenano, es el inicio de una nueva revolución industrial cuyo idioma oficial es el español. Podéis encontrar más información en Internet, pero os recomiendo que empecéis viendo este vídeo y visitando la web de Grabat Energy, la filial de Grapheneno que se encargará de fabricar las baterías en Yecla, Murcia, España.

Eduardo Corral, Editor

Ver fuente